sábado, 18 de febrero de 2012

El amor esta sobrevalorado

En esta sociedad, el amor esta sobrevolarado.
Disney nos  habla de príncipes y princesas azules, y aún oigo pos las calles: Estoy buscando a mi media naranja. Todas las canciones de la radio hablan de él , con frases como: No puedo vivir sin ti, sin ti no soy nadie, me muero sin tu amor. No voy a dedicarle muchas lineas , pero..
COMO QUE SIN EL NO ERES NADIE?
Eres alguien, eres tu. Aunque tengas ese dolor de estomago porque tu amor se fue...

Yo antes era de estas, aunque no lo reconociera.
Pero la experiencia me ha demostrado que tenía las prioridades algo equivocadas.
Esta bien compartir, esta bien amar, los sentimientos tienen algo tan atrayente y inmenso que si dejara de sentirlos, dejaría de ser quien soy.
Pero no nos equivoquemos, se puede estar sola. No eres una desgraciada por ello, no vas a morirte , incluso... no vas a ser menos feliz y por supuesto, no vas a estar vacía.
Existe una rutina que puede llegar a gustarte, llenarte. Existen tus sueños, existe el día a día. Existe ver mundo..Existe la paz interior, existe sentirte bien. Existes TU. Y millones y millones de cosas mas.
Él no te ara sentir mejor si tu no te gustas, nadie lo hará. Primero gustate tu, aprende a estar llena por ti misma y entonces todo fluirá.

No me malinterpretéis, yo quiero casarme , tener hijos y formar una familia. Me encanta amar y el dulce sabor de tu piel.
Como la mayoría supongo no?
Pero con un amor sano, un amor sin chillarnos, sin dolernos, sin apartarnos.
Un amor de verdad.
Y si cuando aparece se convierte en lo que no tiene que ser, es que algo falla y quizás debemos trabajar en nosotros mismos, hasta que estemos completos, y entonces podremos llenar.
Y si es la otra persona que esta herida, es ella quien deberá sanearse.

No corramos, no pensemos que el amor es el TODO, no pensemos que es la primera opción ante todo lo demás ni nos odiemos por que no amamos ni esperemos que ese amor nos salve.
Existen cosas preciosas por las que sonreír y camino para conocernos a nosotros mismos, antes que otro tenga el placer de hacerlo.


Mis prioridades han cambiado, y supongo que jamas me sentí mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario